Acceso:Acceso / login | Regístrate   suscríbete: Posts | Comments

El Beach Club del Villapadierna en Estepona, ampliado sin licencia

Comentarios desactivados

Manga ancha para el propietario del Villapadierna

Hace tan sólo unos días se producía la voz de alarma, según la cual el Beach Club del Hotel Villapadierna, en el término municipal de Estepona, habría sido ampliado sin la preceptiva licencia municipal. Asimismo, las mismas fuentes apuntaban a la posibilidad de que dicho centro playero hubiera sido incluido en el plan de playas del José María García Urbano para su futura legalización.

Hoy una nota de prensa de EQUO Estepona denunciaba “la impunidad con la que actúa la empresa propietaria del Hotel Villapadierna, conocido por ser el alojamiento de Michelle Obama durante su estancia en la Costa del Sol, con complicidad de las administraciones local y autonómica”.

“El Club de Mar del Hotel Villapadierna está edificado sobre zona verde pública y ha privatizado de hecho parte de la playa de Estepona con la instalación de palmeras a modo de muralla y praderas de césped profusamente regado sobre la arena misma de la playa. La invasión, constatable tras los hitos de deslinde de Demarcación de Costas, se ha producido con el amparo personal del Alcalde de Estepona, José María García Urbano, que con el pretexto de la futura regularización de la instalación ha impedido la actuación inspectora de Demarcación de Costas”, añadía Equo Estepona.

“El Club  de Mar, abierto sin licencia, construido ilegalmente sobre suelo verde público e invasor del dominio público marítimo terrestre actúa con una impunidad reiterada en el tiempo y que se constató el año pasado durante la estancia en Estepona de Michelle Obama. La presencia de Michelle Obama  obligó al cierre de un espacio público para el disfrute exclusivo de la familia de un mandatario extranjero”, precisam, mientras recuerdan que en  “aquella ocasión el Ayuntamiento de Estepona hizo la vista gorda ante una instalación que carecía de las preceptivas autorizaciones y que este año pretende insistir en la vulneración de la legalidad amparada en una actuación propia de caciques protagonizada personalmente por el Alcalde de Estepona. Esta actuación contrasta con el extremado celo que los agentes de la Policía Local dedican a la persecución de vendedores ambulantes, paseantes con perro o personas disfrutando civilizadamente de un domingo de playa”.

“El Hotel Villapadierna es destino habitual de grandes empresarios y políticos de nivel mundial para los que nada está prohibido en nuestro Ayuntamiento”, afirman al timepo que exigen la  inmediata vuelta a la legalidad de la playa de Costalita, la imposición de las denuncias pertinentes y la reposición al dominio público de las zonas invadidas”.

Amistades y paradojas

Aprovechando las informaciones que hoy nos ocupan y gracias a un milagro de estos tiempos llamado hemeroteca, podemos comprobar cómo durante la visita de Michelle Obama, mujer del presidente de los Estados Unidos, fueron muchos los que, puestos en sobreaviso por un cuasi militante popular, hoy miembro del equipo de Gobierno paradójicamente del actual alcalde de Estepona, denunciaron públicamente la actitud del enconces alcalde, el socialista David Valadez, dejando que se abriera el establecimiento sobre el que pesa una orden judicial por muy ilustre que fuera la visita y por mucha que fuera la repercusión de la misma de cara a la promoción de Estepona gracias a la presencia de un centenar de medios de comunicación de todo el mundo.

La amistad entre el propietario del Villapadierna Ricardo Arranz y el actual alcalde de Estepona, José María García Urbano es un hecho que al menos en mi caso puedo afirmar de manera contundente, porque así me consta y así lo he podido comprobar en alguna ocasión. Una afirmación que es la que es y que no esconde ninguna otra intención, de la misma manera que yo puedo confirmar que durante la visita de Obama a Estepona y a esa Beach Club en concreto, abierto de manera privada  cabe destacar a la mujer del presidente de EEUU y no al público en aquel entonces, fue precisamente un actual cargo de confianza del Gobierno de García Urbano quien encabezó las informaciones con objeto de dañar al anterior alcalde desvelando esa orden judicial que parece que no pesó entonces de la misma manera que ahora, cuando de hecho se está tratando de legalizar el establecimiento de playa perteneciente al término municipal de Estepona.

De cualquier manera, esta redacción tratará de que el Ayuntamiento de Estepona sea el encargado de precisar si esa ampliación cuenta con la preceptiva licencia o si por el contrario las acusaciones de irregularidades podrían haber pasado inadvertidas para las autoridades.

Comments are closed.